Dificultades de aprendizaje (DA) es un término general que hace referencia a un grupo heterogéneo de alteraciones que se manifiestan en dificultades en la adquisición y uso de habilidades de escucha, habla, lectura, escritura, razonamiento o habilidades matemáticas. Estas alteraciones son intrínsecas al individuo debido a disfunciones del sistema nervioso central y pueden tener lugar a lo largo de todo el ciclo vital. Problemas en conducta de autorregulación, atención, interacción social, entre otras, pueden coexistir con las DA, pero no constituyen en sí misma una DA. Las DA tienen repercusión en una o más áreas del aprendizaje: lectura, escritura o cálculo. Las DA constituyen una necesidad educativa especial de tipo permanente, puesto que el individuo coexistirá con ellas toda la vida, por lo que logrará los aprendizajes con apoyo personalizado y otros métodos de enseñanza que difieran de los convencionales. Una dificultad específica del aprendizaje, es un trastorno en una o más áreas de los procesos psicológicos básicos, que afecta a la comprensión, utilización del lenguaje hablado o escrito, que se manifiesta por una incapacidad para escuchar, hablar, leer, escribir y realizar operaciones aritméticas. El término incluye: dificultades perceptuales; lesión cerebral; disfunciones cerebrales mínimas; dislexia y afasia. No incluye niños que tienen dificultades de aprendizaje como resultado de otros trastornos visuales, auditivos o motores, retardo mental y trastornos emocionales.

Según el DSM-IV, para diagnosticar a un niño dentro del ámbito de las dificultades del aprendizaje ha de existir una discrepancia entre su nivel de inteligencia y sus resultados académicos.

Como decía un debates del documental “De tod@s para tod@s”, “La educación ideal sería aquella que permitiese al alumno crear, observar, dejarlo que avance poco a poco, que de los errores se aprenda y que avance a su ritmo

Este proceso de regulación se puede conseguir a través de tres dinámicas:

Regulación que lleva a cabo el profesorado: tenemos que hablar con cada alumno para saber si tiene dificultades en su aprendizaje.

La corregulación que tiene lugar entre los mismos estudiantes: se aprende interactuando entre iguales. Construir conocimiento cooperativamente nos ayuda a tener diferentes puntos de vista y contrastar el resto de opiniones. Todos los alumnos se ayudan entre sí para a que ninguno se quede atrás.

La autoregulación que lleva a cabo el estudiante:  para aprender hay que realizar una autocrítica y llegar a conocer que está impidiendo resolver un problema en concreto. Hay alumnos que sabes autoregularse y otro que son menos autónomos y necesitan constantemente de las indicaciones del profesor y de sus compañer@s. Necesitan que se les ayude a construir progresivamente su propia manera de aprender a aprender.

Fuente: Aprender ciencias desde la diversidad ¿fuente de problemas o de riqueza?, Neus sanmarti