El medio ambiente es el conjunto de componentes físicos, químicos, y biológicos, de las personas o de la sociedad en su conjunto.1 Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y en un momento determinado, que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones futuras. Es decir, no se trata solo del espacio en el que se desarrolla la vida, sino que también comprende seres vivos, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos, así como elementos tan intangibles como la cultura.

Hay un juego de Tetris que ocurre a escala global: el espacio de juego es el planeta Tierra, y todos esos bloques molestos, apilables, representan al dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero que se acumula cada vez más rápido conforme se queman los combustibles fósiles que escapan de nuestros autos, de las fábricas y de las plantas de energía. Joss Fong describe cómo esta sobrecarga de CO2 conduce al cambio climático y nos recuerda que, a diferencia del Tetris, no vamos a poder empezar de nuevo y volver a intentarlo.


La educación es un factor esencial de la respuesta mundial al cambio climático. La educación ayuda a los jóvenes a entender y abordar las consecuencias del calentamiento del planeta, les alienta a modificar sus actitudes y conductas, y les ayuda a adaptarse a las tendencias vinculadas al cambio climático.

UNESCO – Iniciativa sobre el Cambio Climático