Incidente: es un evento o suceso que, aún cuando es plausible que se produzca en el transcurso de una determinada actividad, por los efectos que ocasiona en alguno de los participantes (sean éstos positivos o negativos), constituye un acontecimiento o hito destacado en ese contexto.

Crítico: en cuanto es problemático y desestabilizador y pone en “crisis” a quien lo recibe, promoviendo algún tipo de reacción, sea enrocarse, protegerse, defenderse o, en el mejor de los casos, re-pensar la propia actuación para mejorarla. a (Everly y Mitchell, 1999; Navarro, López y Barroso, 1998).

• De una situación inesperada y desafiante, en el contexto del aula, y/o en el contexto escolar.

• Que a menudo es consecuencia de un conflicto latente que aparece de forma insospechada y explosiva. Dicho conflicto puede generarse en la interacción con otros, pero también en la interacción con uno mismo (en el contexto mental del que hemos hablado anteriormente).

• Que supera un determinado umbral emocional que, en un primer momento, desestabiliza a quien lo recibe y le moviliza para adoptar alguna medida de urgencia, generalmente automatizada y poco meditada.

• Cuya percepción e interpretación es subjetiva y, por consiguiente, puede ser únicamente crítico y desequilibrante para quien así lo siente, pero no necesariamente para los que están a su alrededor.

• Y cuya correcta resolución requiere adoptar una posición estratégica (es decir una toma de decisiones consciente e intencional en función de las condiciones contextuales)

¿Sobre que intervenir?

Los IC sobre los que intervenir resultan difíciles de demarcar. Pueden ser infinitos dado que, como hemos explicado, obedecen a interpretaciones subjetivas (Diversos y personales son los profesores y sus ideologías, al igual que los alumnos) que no son transferibles de uno a otro docente. No obstante, podríamos admitir que existen algunas regularidades o constantes que algunos investigadores (Adger, Hoyle y Dickinson, 2004; Contreras, Monereo y Badía, 2010) se han encargado de identificar. Grosso modo, podemos localizar siete bloques generadores de conflicto que, con mayor frecuencia, capitalizan la aparición de IC:

a) Relativos a la organización de tiempo, espacios y recursos:
b) Relativos a las normas de conducta
c) Relativos a la claridad y adecuación de los contenidos transmitidos:
d) Relativos a los métodos de enseñanza
e) Relativos a la motivación
f) Relativos a la evaluación
g) Finalmente, relativos a los conflictos personales que pueden producirse entre alumnos, padres y profesores, que oscilan desde disputas y enfrentamientos de poca importancia, hasta situaciones graves de maltrato o acoso reiterado

1 – Docencia ¿Vocación?

No importa cuando llegues sino cuanta formación tengas. A enseñar se aprende, y uno de los aprendizajes más relevantes para enseñar con eficacia, es saber construir distintas facetas o versiones de la identidad, distintos “yos” profesionales que, sin abandonar el bagaje disciplinar y didáctico adquirido, permitan dar una respuesta más acomodada a cada contexto, y por consiguiente más resolutiva

2 – ¿Colaboración entre los profesores?

Fomentarla es bueno para todas las partes (sinergias).
Como no hay evaluación por objetivos para cada profesor à cada maestrillo tiene su librillo

3  – Metodología
Los continuos cambios y desafíos que cotidianamente proponen los alumnos, obligan a dotarse continuamente de nuevos recursos y estrategias para afrontarlos en las mejores condiciones àFormación permanente

4 – ¿Qué alumnos necesitan más ayuda?
Un profesor tiene sentido cuando debe atender a alumnos que no pueden y/o no quieren estudiar (los que pueden y quieren necesitan poca o ninguna. También hay que pensar que no todos los alumnos seguirán estudiando. Empatía del profesor hacia el alumno: comprender y tolerar.

5 – Rol del educador

Rol de experto o especialista en una materia: transmitir su saber disciplinar,

Rol de animador o de guía: en dotar al alumno de ideas, procedimientos y recursos para indagar sobre la materia

Rol de educador: educar al alumno en un conjunto de hábitos de conducta y valores. Los profesores somo un modelo de conducta:
Si llegas tardes, los alumnos se creerán con el derecho de poder llegar tarde
Si entregas tarde la corrección, los alumnos no te entregarán los trabajos a tiempo

Fuente: Libro: Monereo, C. y Monte, M. (2011) Docentes en tránsito. Análisis de incidentes en secundaria. Barcelona: Graó