Una sociedad es un sistema de interrelaciones establecido entre individuos y grupos humanos que viven en un territorio, con el propósito de construir cierto tipo de colectividad organizada. Esta forma de organización regula, a través de la política y las leyes, los procesos de pertenencia, adaptación, participación, conducta, autoridad, administración y conflicto, así como el poder de restringir la acción individual.

Con la Teoría del Cambio Social de W. Ogburn podemos entender cómo y por qué evolucionan las sociedades y llegar a la conclusión de que, en gran medida, esa evolución depende de la propia acción humana. Los animales están mucho más condicionados por el medio ambiente, interaccionan con él de manera instintiva y apenas evolucionan. Su evolución tiene que ver más con variaciones genéticas que permiten una mejor adaptación al entorno. Pero el hombre evoluciona culturalmente y es capaz de adaptar el entorno a sus necesidades, transformándolo.

El conocimiento de las nociones sociales nos ayuda a comprender el mundo en el que vivimos y nos permite reflexionar sobre su propio desarrollo y el de su comunidad.

En el capítulo de Redes – Ciudadanos en red como las nuevas tecnologías pueden cambiar las ciudades y a sus habitantes